Logotipo

O mundo editorial

El objetivo fundamental de este proyecto de investigación es el estudio de la producción editorial en Galicia durante la etapa franquista. Una época en la que esta actividad estuvo condicionada, como en el resto del Estado, por una política contraria a la promoción y difusión de una cultura que no respondiese a su ideario.

Pese a esta limitación y de la difícil situación económica, la labor editorial no fue testimonial, pues surgieron numerosos proyectos editoriales en Galicia entre 1939 y 1975, alguno de larga duración, otros fugaces. Existieron mecenas, diferentes planteamientos editoriales y comerciales, variados modos de conseguir un público lector, y opciones estéticas e ideológicas diferenciadas. Contemplada en su conjunto, esta actividad cumplió un papel significativo en la resistencia cultural que fue clave en la lucha antifranquista y en la búsqueda de una sociedad democrática. Esta circunstancia no fue suficientemente valorada hasta ahora, como prueba el desconocimiento que existe de muchas de estas iniciativas editoriales, incluso de algunas de indiscutible éxito.

El panorama editorial de la época es más complejo de lo que habitualmente se considera. Normalmente, solo se tienen en cuenta las editoriales con producción de carácter literario-cultural y se olvida a otras de perfil diferente (como la técnica VALLE-COLLANTES de Ferrol o la popular editorial CÍES), al tiempo que se pasan por alto otras con poca producción como MONTERREY. Tampoco se valora la actividad de muchas de las entidades públicas del momento: Academias, Ayuntamientos, Diputaciones, Bancos, Museos...

En los primeros años tras la guerra civil es relevante el rol de las imprentas que funcionan como editoras (MORET, ROEL...); y son el sustento de la autoedición hasta finales de los 60. Es de destacar la muy temprana aparición de una singular editorial de carácter comercial con ventas en toda la península: la editorial CÍES de Vigo.

Ya a finales de los años 40 afloran con claro perfil literario la Colección BENITO SOTO (Pontevedra) y la editorial BIBLIÓFILOS GALLEGOS (Santiago). A principios de los 50 irrumpe en el panorama la editorial GALAXIA, fundamental en la revitalización de la cultura gallega, y aparece la Colección XISTRAL (Lugo). Ya en la década de los 60 contamos con un número considerable de nuevas editoras: en 1961 asoma la colección SALNÉS (Vigo) y a lo largo de la década se revitaliza CELTA (Lugo) y PORTO (Sanntiago), nacen MONTERREY y Castrelos (Vigo), SEPT (Santiago), la nueva Xistral (Monforte) o Ediciós do Castro (Sada).

En las postrimerías del franquismo surgen nuevos actores en este mercado con una producción bastante diversificada como Pico Sacro (Santiago), Edicións do Rueiro (A Coruña) y otras iniciativas editoriales sustentadas por librerías, empresas o instituciones como el Colegio de Arquitectos de Galicia, el Círculo das Artes de Lugo o la Universidad de Santiago de Compostela, entre tantas otras. Todas desempeñaron un papel decisivo en la revitalización de la cultura gallega producida en Galicia,

El panorama reflejado, aunque no exhaustivo, muestra la variedad de proyectos que se recogen y analizan en esta investigación. Y señalamos como de especial interés, el análisis y la recuperación del conjunto de publicaciones que habitualmente se aglutinan bajo la denominación de “edición de autor”, de dificultoso estudio, pero de gran importancia en un trabajo como el que se desarrolla en este proyecto y se propone reflejar en esta página web.